Perdida en un mundo donde lo irreal se vuelve real





De pequeños nos montamos nuestro propio mundo, lleno de fantasía, con princesas que se duermen por que se pinchan con una aguja y príncipes perfectos que te protegen. Pero crecemos y descubrimos que nada de eso es verdad, las princesas no son tan tontas y los príncipes no son tan perfectos.





Luego también están las hadas, como Campanilla, personitas pequeñas que con polvo de hada te pueden hacer volar como ha Peter Pan, ese niño que no quiere crecer, Wendy y todos los niños del PAÍS DE NUNCA JAMÁS. Pero nos damos cuenta que no podemos volar, que no podemos ir a ese país tan bonito y que tenemos que crecer.





Hay muchos más cuentos, como el de las 3 Mellizas, Caperucita Roja, Bambi, La Bella y la Bestia, los 3 Cerditos y muchos más. Esos cuentos siempre quedan en la memoría de cada uno de nosotros.
Y ahora tenemos nuestros propios cuentos en la cabeza, algunos los dejamos salir mientras dormimos, pero otros se quedan ahí callados, todo son SUEÑOS, algunos los conseguimos y otros no.

1 comentario:

  1. cuanta razon tienes... de niña miran de no hacerte daño, como diciendote que es mentira ke los reyes magos no existen... y a medida ke te vas haciendo mayor...les importa una mierda que llores o no ... simplemente se limitan a decirte " así es la vida ahora ke eres mayor"

    ResponderEliminar